La mayor operación contra el expolio del patrimonio histórico documental permite recuperar valiosos documentos datados entre 1604 y 1895